Flecha izquierda Flecha derecha

Durante 8 meses realicé un encargo muy especial para Turisme Comunitat Valenciana. Digo especial porque me permitió volver a muchos de los sitios que visité cuando era pequeño, e incluso volver con asiduidad a Altea, mi pueblo. También significó conocer en detalle prácticamente cada punto de la Comunidad Valenciana y darme cuenta de lo increíble que es.

Junto a un equipo de cuatro, el trabajo consistió en fotografiar prácticamente hasta el último detalle de la Comunidad Valenciana que pudiera tener un interés específico para el turismo, que incluye: pueblos de interior y costeros (como por ejemplo: Altea, Jávea, Denia, Benidorm, La Nucía, Polop, Guadalest, Moraira, Calpe, Peñíscola, Valencia, Alicante, Castellón, Villajoyosa, Albir, Elche, Alcoy, Alcalali, Aras de los Olmos, Culla…), todo tipo de edificios y arquitectura en general, campos de golf, clubs náuticos, playas, calas, monumentos, eventos, tradiciones… También supuso hacer una gran variedad de sesiones con figurantes promocionando distintas actividades en los puntos más pintorescos de la comunidad.
La consigna era clara: todo debía ser lo más natural y real posible, sacando lo mejor de cada rincón.

Durante este tiempo conduje más de 15.000kms, di miles y miles de pasos, visité y fotografié más de 150 sitios/eventos alrededor de la región, escuché millones de canciones mientras conducía, dormí en decenas de hoteles y disfruté de muchos desayunos, cada uno en un sitio distinto.
Carla, mi pareja, me acompañó en buena parte del viaje.

Fue un encargo maravilloso que disfruté enormemente. A continuación enseño una muy pequeña selección de esos ocho meses de trabajo.